La experiencia cinéfila, más allá de ver la película.

Pablo 30 Noviembre 2014 0


POSTERS

El tamaño sí importa, cuanto más potente mejor y si es original ya lo tiene todo ganado. Las salas de cine ofrecen cada vez mayores incentivos para atraer a los espectadores y la revista Cienmanía ha creado una lista con las mejores y mas alucinantes salas para vivir una experiencia de película.

Se podría considerar que es el teatro hollywoodiense por excelencia. El teatro Chino TCL en plena avenida de la fama tiene ese encanto que lo hace único: las huellas de las estrellas de la película que acabas de ver.

No hay pantalla más grande que esa. 35 metros de ancho y 29,5 de alto, conforman la pantalla más grande del mundo y se encuentra en el IMAX de Sindey. Eso ya la hace estar en el puesto número dos, según la revista, de cines extraordinarios. Éste compite con el Busan Cinema Centre en Corea del Sur que cuenta con 4000 butacas en una sala exterior y una fachada de luces Led.

Aunque si tu experiencia cinéfila va más allá de ver la película en la pantalla más grande del mundo, hay otros cines que ofrecen servicios extras. Butacas replegables, reposapiés y un servicio directo a la butaca es lo que ofrece el Golden Village en Singapur.
Si por el contrario lo tuyo son los lugares íntimos y pequeños, Sol Cinema al sur de Gales te da ese espacio para ti y siete personas más. Las películas se proyectan en una caravana que funciona a base de luz solar. Pensando en verde, también está construido el Cinespia de Los Ángeles. Este va un paso más allá y organiza sus proyecciones en un cementerio.

Desde uno de los cines más pequeños en Tokio a otros que mantiene el estilo Art Deco en Paris – Le Gran Rex- o The Senator en Baltimor todo es posible para hacer de tu experiencia cinéfila aún más realística. Eso sí, cuidado con perderte en una isla, que adentrarse en el océano para ver una película es posible en Tailandia.