Corrupción y asesinatos en Madrid de la mano de Urbizu

Pablo 8 septiembre 2011 0


El próximo 23 de septiembre tendremos en nuestras pantallas el nuevo trabajo como director de Enrique Urbizu, conocido, fundamentalmente, por sus dos obras previas de gran acogida entre la crítica: La caja 507 (2002) y La vida mancha (2003). Al igual que en esta última, el protagonismo de su nueva película, No habrá paz para los malvados descansa en el veterano José Coronado, quien empieza a dejar atrás sus papeles de galán para mostrarnos cada vez con más frecuencia su cara más siniestra.

El personaje de Coronado es Santos Trinidad, un inspector de policía que se topa con el infortunio una noche al regresar a casa bebido: de manera inesperada, se ve envuelto en un triple asesinato. Un testigo de la escena desaparece ante su vista, por lo que Santos decidirá encontrarlo antes de que pueda delatarlo, poniendo fin a su carrera. Al mismo tiempo, la juez encargada del caso, Chacón (interpretada por Helena Miquel), emprenderá su propia cruzada para encontrar a los culpables. Sin advertirlo, los caminos de ambos se entrelazarán, y se darán cuenta de que el rastro que persiguen tiene un fondo mucho más oscuro de lo que imaginaban.

El guión de la película corre a cargo de Michel Gaztambide, quien ya acompañó a Urbizu en sus dos obras antes mencionadas. La producción ha sido realizada de manera conjunta por Telecinco Cinema y Warner Bros. Otros nombres conocidos que veremos en la cinta son los de Rodolfo Sancho o Juanjo Artero, conformando así un escenario patrio cargado de experiencia.